Los miradores de Nazca son una segunda opción que puedes tomar, ya sea porque le tengas fobia a las alturas o no desees gastar demasiado, y lo mejor es que se encuentran cerca a la ciudad.