Atravesando el desierto, a la orilla de un valle, surge un conjunto de grandes colinas que llaman la atención. Y verdaderamente sorprenden, pues no son obra de la naturaleza, son obra del antiguo poblador de Nasca (Perú), son las pirámides de Cahuachi.